Te invitamos a visitar nuestra página:
.marielabohorquez.com. :)) ¡Gracias!

Lo Último

"La función principal de la inteligencia
no es conocer sino alcanzar la felicidad y la dignidad"
(José Antonio Marina)

El "Amor" construye, el maltrato destruye

El "Amor" construye, el maltrato destruye

Entrada destacada

"SEMILLAS DE GRANDEZA"

SEMILLAS DE GRANDEZA Estrategias que Favorecen la Formación Integral en el Preescolar “No obstante,  las voces más duras de la...

CON PAPÁ Y MAMÁ (Escuela Virtual de Padres)

Iniciamos nuestra página
http://marielabohorquez.com/  (clic en el enlace)
Los espero, gracias!!!



Querida familia.
En este espacio compartimos temas realcionados con situaciones cotidianas que influyen notablemente en el crecimiento y desarrollo de su hijo(a). Los invito a realizar la lectura, reflexionar y hacer un comentario como aporte al fortalecimiento grupal




(Click en la imágen para ampliar)



TEMA Nº 7

 REGLAS PARA QUE SUS HIJOS SE DESARROLLEN ARMONICAMENTE


Artículo escrito por Claudia Bruscagin
Doctora en Psicología Clínica
Terapeuta Matrimonial y de Familia.
Publicado originalmente en la Primera Edición
de la Revista Rompiendo el Silencio
Lima - Perú
Fuente: http://www.eduquemosenlared.com


¿Cómo desarrollar a su hijo, de manera positiva, para que llegue a ser un adulto sano y exitoso en la vida?
¡Quién diera todo para  que recibiésemos manuales de instrucciones cuando nacen nuestros hijos! Pero eso no sucede. Vivimos en una época en la que la mayor parte de los padres simplemente no sabe qué hacer con los hijos. En la era de la información, recibimos todo tipo de conocimiento informativo, pero poco conocimiento formativo. Esas informaciones vienen de las más diversas fuentes y, muchas veces, no están sintonía con lo que es necesario para el buen desarrollo del niño.

Los padres cuyos progenitores fueron muy severos tratan de actuar de manera opuesta, permitiéndoles todo a los hijos. Otros entienden que, mientras los niños son pequeños, pueden dejar que hagan todo lo que quieran, creyendo que más tarde, al entrar en la escuela, aprenderán a comportarse (¡pobres profesores!). Algunos padres son demasiado severos: controlan todo y exigen solo lo perfecto. Después de todo, si los hijos quieren ser alguien en el futuro, tienen que ser simplemente los mejores.

Muchas cosas cambiaron

Actualmente, los niños son muy diferentes: aprenden cada vez más rápido, son más curiosos, hacen varias cosas al mismo tiempo. Como contrapartida, son más agitados, más desobedientes, más obstinados, como si ya hubiesen nacido así. Bien, si nacieron así, ¿no hay nada que podamos hacer? ¿Nos queda solo acostumbrarnos a la situación y aguantar las consecuencias?
Realmente, muchas cosas cambiaron en nuestra vida, desde hace un tiempo: televisión, computadora, Internet, teléfono celular, madres cada vez más absorbidas por el mercado laboral, ¡tantas transformaciones!

 El hecho es que los padres de hoy no saben qué hacer con los hijos. Podemos hacer muchas críticas a la severidad, la rigidez, la falta de diálogo y la inflexibilidad de nuestros padres; pero nosotros, los hijos, sabíamos qué se esperaba de nosotros, cuáles eran las reglas de la casa, qué hacía cada uno y, principalmente, cuáles eran los valores que daban rumbo a nuestra vida.
Los padres de hoy están confusos y, muchas veces, quieren parecer modernos y liberales. Pero, en realidad, no saben en qué creen y no creen en lo que hacen. Los hijos, al darse cuenta de la inseguridad de los padres al tratar con ellos, también quedan inseguros, y provocan instintivamente situaciones que ponen a prueba lo que los padres piensan y aquello en lo que creen.

Desarrollo armonioso

No existe una manera absolutamente cierta de criar a los hijos o una cartilla de instrucciones para educarlos. El padre y la madre son diferentes. Aun habiendo recibido la misma formación y siendo hijos de los mismos padres, los hermanos se desarrollan de manera diferente. Tener hijos demanda tiempo y paciencia. Es fundamental que los padres sepan que en el ámbito de la familia es donde los hijos aprenden el sentido de pertenencia y la importancia de relacionarse bien con el prójimo. Los hijos necesitan padres (ninguna institución los sustituye) que les enseñen a vivir con madurez en la desafiante sociedad actual.
El período más importante para la formación de un niño va desde el nacimiento hasta los 6 años de edad, tiempo que debe (o debería) pasar casi exclusivamente con la familia.
¿Qué necesitan los niños para desarrollarse armoniosamente?  Necesitan apoyo, cuidado y amor de la familia, de los vecinos y los amigos; necesitan sentir que son amados y saber que su valor es reconocido. Necesitan tener expectativas y límites claros, saber qué se espera de ellos. Eso comprende el uso constructivo del tiempo, con oportunidades enriquecedoras para crecer por medio de actividades creativas. En esas actividades, el niño precisa conocerse a sí mismo, desarrollar la conciencia social, el autocontrol, las habilidades sociales, la responsabilidad y la capacidad para tomar decisiones.

Reglas funda mentales

Parece mucho, ¿verdad? Vea a continuación qué es lo que necesita hacer para que eso funcione:
1. Deje claro el tipo de educación que quiere darles a sus hijos. Es difícil encontrar un padre y una madre que piensen y actúen de manera idéntica. Por eso, es importante que lo que deseamos transmitir a los hijos represente un punto de encuentro, de convergencia de las ideas y los anhelos de ambos padres, y nunca de divergencia.
La convergencia también debe ser la regla cuando el asunto esté relacionado con los valores. Es fundamental que los padres enseñen a los hijos, de manera clara y coherente, un consenso que traduzca los valores de ambos padres. Los valores constituyen el conjunto de los rasgos culturales e ideológicos que definen los principios o los patrones sociales aceptados y mantenidos por una persona, un grupo o una sociedad. Representan lo que es importante para determinada familia. Las personas no tienen los mismos valores. Por eso, es importante que cada persona piense en sus valores.
2. No interfiera en la disciplina que su cónyuge está administrando a su hijo. Si usted no concuerda con la forma de hablar o la actitud de su cónyuge, manifiéstele su opinión después, en una conversación particular. Nunca lo desautorice delante del niño.
3. Muéstrele a su hijo que existen límites y reglas. Las reglas deben ser obedecidas por todos. En caso contrario, el niño se vuelve inseguro e inestable. Los niños necesitan límites para saber qué está bien y qué está mal. Y esa necesidad es tanto mayor cuanto más pequeño sea el niño, pues es cuando está aprendiendo cómo son las cosas. Las reglas y los límites de hoy serán sus parámetros para la convivencia y el desarrollo del mañana.
4. Enseñe desde temprano, a su hijo, a hacer elecciones y a medir Las consecuencias. Recuerde que la posibilidad de escoger viene con el crecimiento y el proceso de madurez del niño. Pero necesita comenzar a hacer elecciones simples, y a medida que se muestre capaz permitirle hacer elecciones más importantes.
Permita que sus hijos traten de resolver sus propios problemas. Cuando los niños le lleven problemas para que usted los resuelva, no se olvide de preguntarles qué es lo que ya intentaron hacer para manejar la situación.
5. Hable positivamente con y sobre su hijo. Eso desarrolla la autoestima del niño. Muchas veces llamamos la atención hacia lo negativo, dejando de valorizar lo positivo, como si eso fuese solamente el deber. Los niños necesitan saber cuándo actúan correctamente. Eso hace que se sientan valorados.
6. Explique claramente el porqué de sus actitudes. Los niños aceptan mejor cualquier cosa cuando entienden la razón del comportamiento.
7. Oiga lo que su hijo tiene para decir. Preste atención, no lo interrumpa. Solo después de oírlo usted va a saber mejor qué hacer. Permita que el niño exprese su punto de vista. Así descubrirá cómo su hijo o su hija piensa y cómo presta atención a todo lo que sucede a su alrededor.
8. Presente sus hijos a Dios. Las investigaciones indican que el desarrollo de alguna creencia religiosa es un factor decisivo para el desarrollo de los niños.
Sobre todo, es importante que los padres no se olviden de que los hijos van a seguir los modelos. Y, créalo: ellos estarán atentos a todo lo que usted dice y hace en cada momento. El modo en que se relacionan los padres se reflejará directamente en el desarrollo armonioso de ellos. Los hijos aprenden con los padres el sentimiento de pertenencia y a relacionarse con los otros. Esa es una tarea de importancia fundamental para su desarrollo.




TEMA Nº 6

EL MEJOR METODO PARA MANDAR EN CASA
(TOMADO DE ABC.es/familia)


Casi todos los expertos, cuando se les pregunta sobre la educación de los hijos, responden que los niños necesitan pautas, normas, reglas o hábitos. No lo dicen con ánimo de anularles o de tenerlos controlados, sino todo lo contrario. Lo argumentan desde el convencimiento de que, gracias a la línea educativa que exponen, el niño de hoy podrá ser un adulto auténticamente libre en el día de mañana. Si crece sin que nadie le marque el más mínimo límite («mi hijo hace lo que le da la gana», por aquello del «¡pobrecito, que no se traumatice!»), lo más probable es que se convierta en un déspota energúmeno, sin ninguna libertad, esclavo de sus instintos más primitivos.

Paulino Castells, doctor en medicina y cirugía por la Universidad de Barcelona, en su libro «Tenemos que educar», recuerda siempre la anécdota de la simpática monjita que le invitaba todos los años a dar una charla a los padres de su colegio y antes de empezar le pedía: «Doctor, no se olvide de decir a los padres que el colegio no es ninguna compañía de seguros y que aquí no garantizamos la buena educación de las alumnas, ya que esta labor la tiene que hacer la familia».

Estas son algunas de las soluciones prácticas que este especialista en Pediatría, Neurología y Psiquiatría detalla en su guía para conseguir que una orden o instrucción sea eficaz en casa:

1) Dé sólo una instrucción cada vez (no repetir órdenes mil veces). Debe especificar de manera breve y clara cuál es la condulta deseada.

2) Debe ser acorde a la edad del niño. Sin amenazas. Con mano firme pero con el gesto suave.

3) Debe darlas consecutivamente, no intentar imponer varias de forma simultánea.

4) Use esquemas del tipo «hacer» y «si..., entonces...». («Si terminas tus deberes, entonces podrás ir al parque», le dirá, aplicando la «ley de la abuela» que le he explicado antes).

5) Déle oportunidades de obedecer mediante avisos y recordatorios.

6) Apoye las instrucciones de su pareja. Compruebe la realización de la tarea si fuera necesario.

7) Alabe la obediencia y establezca consecuencias para la desobendiencia.

8) Si el castigo está comprometido, es decir, si el niño sabe que una actitud o acción concreta conlleva sanción y la comete, hágasela cumplir.

Por último, concluye Castells en su libro, «cuanto más claras sean las normas, más probabilidades habrá de que su hijo las obedezca. Las reglas carecen de sentido si no hay una base excepcional que las sostenga. El genial autor de El Principito, Antoine de Saint-Exupéry, gran conocedor del alma infantil, decía: "Exijo obediencia porque mis órdenes son razonables"».

TEMA Nº 5
DELICIOSO Y SALUDABLE (Click aquí)


http://www.serpadres.es/3-6-anos/educacion-y-desarrollo/Desayuno-infantil-como-es-el-desayuno-ideal.html

TEMA Nº 4

¿COMO AUMENTAR LA GENEROSIDAD EN L@S NIÑ@S?



Las psicólogas Alix Caballero y María Elena López ofrecen estas recomendaciones para desarrollar la generosidad en los pequeños.
1. Motive al niño a participar en campañas, jornadas o programas dedicados a ayudar y dar bienestar a otras personas que lo necesitan.
2. Enséñele a ser agradecido y a reconocer, respetar y valorar la labor de los demás.
3. Oriente a sus hijos para que aprendan, poco a poco, a compartir con otros niños sus juguetes, su tiempo y sus sentimientos. Muéstrele la importancia de respetar los turnos, compartir los juguetes, consentir a alguien cuando se cae o ayudarlo cuando lo necesita.
4. Muéstrele que cada uno de sus actos puede tener consecuencias para otros, aún para los extraños. Por ejemplo, cuéntele por qué no cuidar la naturaleza puede afectar a todo el mundo.
5. Comparta con él películas, cuentos e historias que promuevan y exalten la solidaridad. Explíquele las diferencias y las consecuencias de ser egoísta o generoso a través de estas actividades.
6. En familia revisen qué puede dar cada uno por el bien de los demás en actos que impliquen compartir aquello que les gusta y les sirve. Incentive los talentos que cada uno tiene para ponerlos al servicio de sí mismos y de los demás. Recuerde que en el ejemplo está el mayor aprendizaje.
 (Tomado periódico El Tiempo)




TEMA Nº 3

"Hasta antes de los  7 años los niños y las niñas  están en una etapa de imitación de comportamientos para la convivencia, y depende de lo que vea. Esto influirá de manera determinante si no tiene el debido acompañamiento" (Claudia Liliana Cely serrano, Psicóloga)

La influencia de la televisión en los niños

 No se trata de que los niños no vean televisión, lo importante es que esté medida en tiempo y calidad.
 ¿Cómo?
  • Es necesario que los padres regulen el contenido de los programas, así evitarán la influencia en conductas erróneas
  • Los programas deben ser formativos para que desarrollen valores y creatividad.
  • Es necesario controlar el tiempo  de televisión (máximo 2 horas) , pues lo debe alternar con lectura, juegos, oficios y deportes
  • Los programas deben estar adecuados a la edad y horarios  de los niños
  • En lo posible debe estar acompañado de un adulto que le explique  lo que ve 
  • El televisor no debe estar dentro del cuarto.
...y recuerde los límites los ponen los padres...



TEMA Nº 2.
 "Mientras los padres sigan enseñando a rezar" El Padrenuestro" sobre ellos caerá la tremenda responsabilidad de ordenar sus hogares de forma que esa palabra (Padre)encierre y signifique un auténtico valor en las mentes y en los corazones de sus hijos"


Claves para educar a los hijos
 (Autora: Nuria Corredor)
(Asesor: Raúl Gómez, Psicólogo)

imágen añadida por la docente


1. Un ejemplo vale más que mil sermones.
  • Desde muy pequeños los niños tienden a imitar nuestras conductas buenas y malas
  • Podemos aprovechar las costumbres cotidianas para que adquieran hábitos correctos y asuman responsabilidades
  • De nada sirve sermonearle siempre con la misma historia si sus padres no hacen lo que le piden
2.Comunicación, diálogo, comprensión
  • Las palabras, los gestos, las miradas y expresiones que utilizamos nos sirven para conocernos mejor y expresar todo aquello que sentimos
  • Debemos continuar siempre con la comunicación; hablarle mucho sin prisas, contarle un cuento y dejar que él también nos cuente.¿Has probado a hacerle una pregunta que empiece con ,¿Qué piensas tú sobre...?
  •  Así le demostraremos que nos interesa su opinión y él se sentirá querido y escuchado
3. Límites y disciplina, sin amenaza

  •  Hay que enseñarles a separar los sentimientos de la acción. Las normas deben ser claras y coherentes e ir acompañadas de explicaciones lógicas
  • Tiene que saber lo que ocurre si no hace lo que le pedimos; por ejemplo debemos dejarle claro que depués de jugar debe recoger los juguetes
  • Es importante que el niño -y también nosotros- comprenda que sus sentimientos no son el problema, pero sí las malas conductas. Y ante ellas siempre hay que fijar límites, porque hay zonas negociables y otras que no lo son, si se niega a ir al colegio tenemos que reconocerle lo molesto que es a veces madrugar y decirle que nosotros también lo hacemos
4.Dejarle experimentar aunque se equivoque
  • La mejor manera para que los niños exploren el mundo es permitirles que ellos mismos experimenten las cosas. Y si se equivocan, nosotros tenemos que estar ahí para cuidar de ellos física y emocionalmente, pero con límites.
  • La sobreprotección a veces nos protege a los padres de ciertos miedos, pero no a nuestros hijos, si cada vez que se cae o se da un golpe,por pequeño que sea,  corremos alarmados a auxiliarle, estaremos animándole a la queja, y acostumbrándole al consuelo continuo. Tenemos que dejarles correr riesgos.
5.No comparar ni descalificar
  • Hay que eliminar frases como, -¿Cuándo vas a llegar a ser tan responsable como tu prima?...
  •  Cada niño es único, no todos actuan al mismo ritmo y de la misma manera.
  • Frases como,- tú puedes nadar igual de bien que tu hermano, inténtalo. Ya lo verá. transforman su malestar en una sonrisa y le ayudan a conseguir sus metas.
6.Compartir nuestras experiencias con otros padre
  • Puede sernos muy útil
  7.Hay que reconocer nuestras equivocaciones
  • Tenemos derecho a equivocarnos y eso no significa que seamos malos padres. Lo importante es reconocer los errores  y utilizarlos como fuente de aprendizaje.
8.Reforzar las cosas buenas
  • Está comprobado que los refuerzos positivos, gestos de cariño, estímulos, recompensas resultan más eficases a la hora de educar que los castigos; por eso siempre debemos darle apoyo afectivo y dejar que sea él, el que según su capacidad, resuelva los problemas.
  • Los niños son muy sencibles y los calificativos como-tonto o malo- les hacen mucho daño y pueden afectar de modo negativo a la valoracuón que tienen de ellos mismos.
  • Debemos ser generosos con todo aquello que los hace sentirse valioso y queridos. Si le premiamos con caricias, abrazos o palabras como -guapo o listo-, estamos construyendo una buena autoestima
  • Tan importante como rectificar sus malas conductas es reconocer y reforzar las buenas
9.No hay que pretender ser sus amigos
  •  Aunque siempre conviene fomentar un clima de cercanía y confianza, eso no significa que debamos ser sus mejores amigos
  • Mientras que entre los niños el trato es de igual a igual, nosotros, como padres y educadores, estamos en un escalón superior, desde allí ofrecemos nuestros cuidados, experiencia y protección, pero también nuestras normas.
  • Buscar su aprobación continua para todo puede ser un arma de doble filo, ya que la amistad también es admiración y confianza y le resultará muy difícil confiar en nosostros si no sabemos imponernos
  • Un buen padre no es aquel que cede de modo continuo y no enseña
10. Ellos también tienen emociones
  • A veces pensamos que solo nosotros nos sentimos contrariados y que los niños tienen que estar todo el día felices. Pero también tiene preocupaciones
  • Su mundo emocional es igual o más complejo que el nuestro, por eso conviene dar importancia a sus emociones y ser conscientes de ellas. Debemos ayudar a nuestro hijo a poner nombre y apellido a lo que experimenta y siente


TEMA Nº 1. 
LAS ACTITUDES AGRESIVAS DE LOS NIÑOS (as)

¿Qué es la agresividad?

La agresividad implica daño físico o emocional a otra persona. Es una acción intencionada mediante patadas, arañazos, gritos, empujones, escupidas, palabrotas, mordidas, tirones de cabello, etc

¿Cómo se forma la agresividad?



La familia es uno de los elementos más relevantes dentro del factor sociocultural del niño(a). La familia es un modelo de actitud, de disciplina de conducta y de comportamiento; es uno de los factores que más influye en la manifestación de la conducta agresiva. Está demostrado que el tipo de disciplina que una familia aplica al niño(a), será el responsable de una conducta agresiva o no. Un padre poco exigente, hostil, que desaprueba y maltrata físicamente a su hijo(a) le está fomentando la agresividad.
Otro factor que influye notablemente en la agresividad de los niños(as) es la relación tensa entre la pareja, las expresiones desobligantes y los malos tratos. También influyen la mala nutrición,  problemas de salud, la calle y los programas de TV  cuyos contenidos son violentos.

¿Cuándo se presenta la agresividad?

Cuando el niño (a) no tiene estrategias verbales para afrontar las situaciones difíciles.

CONSECUENCIAS
El fracaso escolar, la falta de socialización y la dificultad de adaptación son las consecuencias que debe asumir un niño con actitudes agresivas frecuentes.

¿Cómo ayudar al niño(a) a superar la agresividad?



  • Alejar al niño(a) de modelos agresivos
  • Mostrarle otras vías para solucionar los conflictos: Tener calma ante una situación adversa, el diálogo, el perdón.
  • Establecer normas claras que deba cumplir
  • Recompensarlo cuando sea asertivo en su relación con los otros
  • Dar ejemplo de buen trato
  • No emplear el maltrato físico ni verbal
  • Expresarle afecto y acompañamiento diario
  • Cultivar su espiritualidad


    Para saber más...






    DBA Grado Transición

    DBA Grado Transición
    Clic en la imàgen

    REFERENTES TÉCNICOS PARA LA EDUCACIÓN INICIAL

    REFERENTES TÉCNICOS PARA LA EDUCACIÓN INICIAL
    Clic en la imágen

    Pijamada del cuento 2012

    Cuida de mí

    CUENTOS PARA CONVERSAR

    CUENTOS PARA CONVERSAR
    Click en la imágen

    Pequeños científicos (video)

    Vídeo de Pequeños Científicos: Mariela’s trip to Oiba, Colombia (near Paipa) was created with TripAdvisor TripWow!

    No quites el arte de la educación

    Los monstruos de mi casa

    Nuestro Nobel

    ¡A jugar!!!

    ¡A jugar!!!
    Click en la imágen

    INGLES PARA NIÑ@S (Juegos)

    INGLES PARA NIÑ@S (Juegos)
    Click en la imágen

    A MI HIJ@!!!!

    Sólo por hoy, en la mañana, voy a sonreír cuando vea tu rostro y a reír cuando tenga ganas de llorar.

    Sólo por hoy, en la mañana, voy a dejarte escoger la ropa que te vas a poner, voy a sonreír y a decirte que te queda perfecta.

    Sólo por hoy, pediré un día de descanso, o vacaciones, para llevarte al parque a jugar.

    Sólo por hoy, al mediodía, voy a dejar los platos en la cocina y voy a dejarte que me enseñes cómo armar ese rompecabezas juntos.

    Sólo por hoy, en la tarde, voy a desconectar el teléfono y a apagar la computadora, para sentarme junto a ti en el jardín para hacer burbujas de jabón.

    Sólo por esta tarde, no voy a reclamarte ni siquiera a murmurar, cuando tu grites y llores cuando pase el carro de los helados, y voy a salir contigo a comprarte uno.

    Sólo por esta tarde, no voy a preocuparme sobre qué va a ser de ti cuando crezcas y voy a pensar otra vez en todas las decisiones que haya hecho acerca de ti.

    Sólo por esta tarde, te dejaré que me ayudes a hornear unas galletas y no voy a estar detrás de ti tratando de arreglarlas.

    Sólo por esta tarde, te estrecharé en mis brazos y te contaré una historia acerca de cuando tu naciste y sobre lo mucho que te quiero.

    Sólo por esta noche, te dejaré salpicar en la tina y no me voy a enojar.

    Sólo por esta noche, te dejaré despierto hasta tarde, mientras nos sentamos en el balcón a contar las estrellas.

    Sólo por esta noche, estaré junto a ti por horas y extrañaré mis programas favoritos de TV.

    Sólo por esta noche, cuando pase mis dedos entre tu cabello mientras rezas, simplemente daré gracias a Dios por el mayor regalo que he recibido.

    Voy a pensar en las madres y en los padres que están ahora buscando a sus hijos extraviados; las madres y padres que visitan a sus hijos en sus tumbas en lugar de sus camas, y en las madres y padres que están en los hospitales mirando sufrir a sus hijos, gritando por dentro por no poder hacer nada más.

    Y cuando te dé un beso de buenas noches te voy a estrechar un poco más fuerte, un poco más tiempo. Así, agradeceré a Dios por ti y no le Pediré nada, excepto, un día más. Creo que a veces las mamás y papás estamos demasiado absorbidos en nuestras rutinas diarias que olvidamos el hermoso regalo que los niños SON REALMENTE.

    No podemos saber si Dios nos dará un día más.

    Autor Desconocido

    Tomado de: actividades de educación infantil