Te invitamos a visitar nuestra página:
.marielabohorquez.com. :)) ¡Gracias!

Lo Último

"La función principal de la inteligencia
no es conocer sino alcanzar la felicidad y la dignidad"
(José Antonio Marina)

El "Amor" construye, el maltrato destruye

El "Amor" construye, el maltrato destruye

Entrada destacada

"SEMILLAS DE GRANDEZA"

SEMILLAS DE GRANDEZA Estrategias que Favorecen la Formación Integral en el Preescolar “No obstante,  las voces más duras de la...

"CÁTEDRA DE PAZ"

Hoy ha llegado a nuestro espacio "Cátedra de Paz" proyecto orientado por los psicólogos Elvinia González y Julio Aníbal Sandoval, desarrollado por los jóvenes de grado 11 de nuestra institución.

Hemos hablado del AMOR como valor fundamental para que la PAZ sea posible.

Mi mayor encanto, ver a los niños construir su pensamiento y expresarlo en su nivel de escritura y en sus inigualables dibujos.






El árbol de los Valores
(Cuento)

Había una vez un bosque  que tenía muchos árboles y coloridas flores. Allí las mariposas enlazaban cientos de colores, mientras que otras se embriagaban con su dulce néctar.
Aveces,  estás mariposas, por los penetrantes rayos se vislumbraban de color plata y otras de color oro.

El hada Sarita que recientemente había llegado al bosque, se maravillaba mirando la fraternidad del paisaje, hasta que fijó su mirada sobre una mariposa que con un mágico aleteo colocaba diferentes valores a las hojas de los árboles. Asombrada por lo que estaba viendo, el hada Sarita se acercó a preguntar:
- ¿Por qué esos árboles son tan hermosos?
La mariposa Rosa que era la guardiana de los árboles, con una dulce sonrisa le contesta-Su belleza se fundamenta en que sus hojas están construidas con valores humanos.
- ¿Qué son valores? curioseó el hada Sarita.
Los valores son los que hacen que las personas sean mejores cada día, reveló la mariposa Rosa.
Al enterarse de esto, el hada Sarita pidió que le enseñara a construir el árbol de los valores; y la mariposa Rosa le entregó  unas hojas para que las seleccionara.
Escogió el valor de la DIGNIDAD  y la RESPONSABILIDAD para las raíces,
el valor de la INTEGRIDAD para el tronco,
el valor de la AMISTAD y el RESPETO para las ramas y finalmente, 
el valor del AUTOCONTROL, el DIÁLOGO; EL ESFUERZO, el TRABAJO, la VALENTÍA, la AUTOESTIMA y la DIVERSIÓN para las hojas.

Después de haber terminado de construir el árbol de los valores se marchó a jugar, y volando libremente por el bosque, dejaba un círculo de luz tras su vuelo, para que las mariposas lo atravesaran.
Enseguida bajaron a los llanos del bosque, formaron un círculo sobre los verdes hierbas y bailaron alegremente entre cantos y música el hada Sarita aprendió a bailar el vals de las mariposas, y con este mismo baile se acercó al árbol de los valores, pero lloró tristemente cuando descubrió que su árbol era el único que no había florecido.
Viendo la mariposa Rosa el llanto del hada Sarita se acercó y le explicó: - Tú árbol no ha florecido porque entre los valores que te dí a escoger no escogiste el valor más importante.
-¿ y cuál es el valor más importante? preguntó el hada Sarita entre lágrimas.
-¡El valor más importante es el AMOR! reveló la mariposa Rosa
Al escuchar ésto, el hada Sarita voló  velozmente y colocó el valor del AMOR sobre el árbol y éste comenzó a florecer.
Con este acontecimiento el hada Sarita  entendió la importancia de los valores, y sobre todo el valor del AMOR.
¡Y colorín colorado, este cuento ha terminado!

Mañana cada niño trae  un símbolo  que para él represente el AMOR, y continuamos...







LAS EMOCIONES 
Las emociones si importan
Tomada de Google imágenes

¿Qué te da miedo?








TODOS SOMOS IGUAL DE IMPORTANTES
Escuchamos el cuento
La primera discusión. Cuento sobre la Luna y el Sol
www.cuentos.com
La primera discusión. Cuento sobre la luna y el sol
Hace muchos, muchos años, tantos que ya nadie sabe precisar, Dios creó el mundo.
En él colocó las maravillas más increíbles: el agua, las montañas, las nubes, las estrellas, el sol y el cielo, entre tantas otras.

Dicen que cuando el sol y la luna fueron creados, se conoció la primera discusión. Como ambos brillaban, Dios consideró que sería mejor que cada uno iluminara en momentos diferentes del día.

A la luna le asignó la noche  y por ser ésta tan oscura, creó las estrellas para que la ayudasen a iluminar con sus mejores destellos.

Las estrellitas estaban felices con su misión, pero no así el sol y la luna.

En lugar de agradecer y cumplir con alegría la tarea que Dios les había asignado, empezaron a discutir sobre cuál de los dos era mejor y más importante.

– ¡Sin mi no habría día! – Decía el sol presumido.

– ¡Sin mi la noche no sería lo mismo! – Contestó la luna.

– ¡Eres pálida! – Gritó él.

– ¡Y tu pareces una bola de fuego! – Replicó ella.

Las estrellas miraban a uno y a otro sin poder creer tan inútil discusión.

– Yo iluminaré las noches de los enamorados – Dijo la luna en forma desafiante.

– Y yo haré crecer la vegetación con mi luz – contestó el sol.

Cansadas ya de tanta pelea, las pequeñas estrellas intentaron que ambos entraran en razón, sin mucho éxito por cierto.

– Los dos son hermosos y por igual importantes. Dios no crea seres feos o inútiles. Todos tenemos una misión que cumplir en este mundo, cada uno la suya y ninguna por encima de la otra – Les dijo una de las estrellitas, mientras le guiñaba el ojo a todo el resto. Dicen que cuando las estrellas titilan, es que le están guiñando un ojo a otra.

Ni el sol, ni la luna depusieron actitudes. Uno creía que era más importante que el otro y ninguno estaba dispuesto a ceder.

Sin saber cómo terminar con tan tonta pelea, las estrellitas se juntaron en grupos a pensar una posible solución. Parece ser que, de esa manera, se formaron las primeras constelaciones.

– ¡Tengo la solución! – Gritó el lucero – ¡Llamaremos a las nubes!

– No entiendo en qué nos podrían ayudar – Contestó otra estrellita.

–  Ya verás – Dijo el lucero, quien aún brillando mucho más que todas las demás, no hacía alarde del don que había recibido.

Y partió a encontrarse con las nubes. Para su sorpresa, vio que todas estaban muy tristes.

– ¿Por qué esas caritas? – Preguntó preocupado.

– No  tenemos  claro  para  qué hemos   sido creadas – Contestó la nube más gordita de todas – No damos luz, ni calor, tampoco brillamos.

– Estamos todas desparramadas – Agregó otra muy pomposa, pero desanimada – Unas por aquí, otras por allá.

– Ese es el problema – Dijo el lucerito – Que están todas desparramadas. Si se unen y se quedan muy, pero muy juntas, producirán lluvia y con ella algo indispensable para el planeta.

Las obedientes nubes probaron unirse unas con otras y ese fue el primer día que llovió en el mundo.

Ya más tranquilas y contentas, las nubecitas preguntaron:

– ¿En qué podemos ayudarte? ¿Necesitas que hagamos llover en algún lado?

– No precisamente – Contestó la estrella – Las necesito para poner fin a una discusión absurda.

Sin entender demasiado, pero dispuestas a ayudar a su nuevo amigo, las nubes emprendieron el viaje hacia donde estaban el sol y la luna.

En el camino, el lucerito les contó sobre la discusión que mantenían y también acerca de la idea que él había tenido para que se pusieran de acuerdo de una vez y para siempre.

Al acercarse, ya se escuchaban los gritos.

– ¡Yo soy el rey sol!

– ¡Tu de rey no tienes nada! Mi brillo no se iguala a ningún otro – Dijo la luna.

– Sin mi no habría vida – gritó el sol.

– Es hora de intervenir – Dijo el lucero a las nubes.

Pidió a todas: gordas, delgadas, pomposas, finitas, más claras y más oscuritas, que se pusieran mitad delante del sol y la otra mitad, delante de la luna.

Las nubes obedecieron y de pronto, el único brillo que se vio en el cielo fue el de las estrellas

Ambos quedaron opacados por las nubes y sin saber qué decir. De pronto, aquel brillo que cada uno de ellos sostenía era el mejor, había desaparecido. Ya no había de qué jactarse.

– Ahora falta que se empiecen a pelear a ver quién de los dos brilla menos – Pensó el lucerito.

Por suerte, nada de ello ocurrió. Seguían mudos, sin entender cómo de repente, en un abrir y cerrar de ojos, eran iguales el  uno al otro, opacos, sin destellos, ni luz.

– ¿Han visto que no había de qué presumir? – Preguntó triunfante el lucerito y continuó:

– Si las nubes se lo proponen, los opacan por completo. Eso les demuestra que todos tenemos una razón de ser y un por qué, no hay uno más importante que el otro. Todos y cada uno de nosotros, tenemos una misión que cumplir en esta tierra y un lugar que ocupar.

Dicen que, detrás de las nubes, el sol se puso más rojo de vergüenza y la luna empalideció por la actitud que había tenido.

Ambos entendieron lo que el lucerito les había querido demostrar y cada uno fue a ocupar su lugar, en paz y sin molestar al otro.

Las nubes estaban felices por haber encontrado su misión y haber podido ayudar.

El sol y la luna no volvieron a pelear jamás y el lucero, aún hoy, guiña el ojito a todos y cada uno de nosotros  -por cierto- todos iguales de  importantes.

Fin

Conversatorio libre sobre el cuento










¡ADIÓS MIEDO!
Cantamos y bailamos con Alejandra

Creamos monstruos aterradores







¡Unidos por la paz!

  • Respetar la voz del que habla
  • Dialogar y perdonar en el "Rinconcito de la Paz"
  • Cuidar las personas
  • Cuidar el mundo
  • Ayudar

¿POR QUÉ MI CUERPO ES IMPORTANTE Y POR QUÉ ES ASÍ?

"Las partes de mi cuerpo 
hoy voy a aprender,
y cuando me pregunten
yo voy a responder:
las manos son para aplaudir,
las piernas son para saltar,
los brazos para abrazar,
la boca es para cantar
y el corazón para abrazar


EL AFECTO
Es importante demostrar afecto a las personas que nos acompañan






HAY QUE APRENDER Y TAMBIÉN AMAR
¡En un momento especial, donde parece que aprendemos , no para servir, sino para ser servidos, vale la pena educar el corazón de los niños con la esperanza de una generación fundamentada en el amor!









¡Participando en la Semana Cultural 2017!



Hemos compartido un momento inolvidable 
en el marco de la Semana Cultural 2017
¡Muy divertido!





¡COMPARTIENDO MOMENTOS CON MI AMIGO SECRETO!

En el mes del amor y la amistad, jugamos al amigo secreto y nos hemos regalado "Un momento inolvidable"

La hermosa etapa en la que compartimos y sentamos las bases importantes de nuestra vida
¡Gracias papitos por hacer posible estos momentos inolvidables!


¡Helado donde Rochy! Ummmm....
¡En el parque con nuestros papitos!

¡En el templo!



¡Dulce tarde!


¡En la finca!

Lectura y sabor


¡Al parque!

¡Una tarde en la finca!

¡Fuimos al circo!


DBA Grado Transición

DBA Grado Transición
Clic en la imàgen

REFERENTES TÉCNICOS PARA LA EDUCACIÓN INICIAL

REFERENTES TÉCNICOS PARA LA EDUCACIÓN INICIAL
Clic en la imágen

Pijamada del cuento 2012

Cuida de mí

CUENTOS PARA CONVERSAR

CUENTOS PARA CONVERSAR
Click en la imágen

Pequeños científicos (video)

Vídeo de Pequeños Científicos: Mariela’s trip to Oiba, Colombia (near Paipa) was created with TripAdvisor TripWow!

No quites el arte de la educación

Los monstruos de mi casa

Nuestro Nobel

¡A jugar!!!

¡A jugar!!!
Click en la imágen

INGLES PARA NIÑ@S (Juegos)

INGLES PARA NIÑ@S (Juegos)
Click en la imágen

A MI HIJ@!!!!

Sólo por hoy, en la mañana, voy a sonreír cuando vea tu rostro y a reír cuando tenga ganas de llorar.

Sólo por hoy, en la mañana, voy a dejarte escoger la ropa que te vas a poner, voy a sonreír y a decirte que te queda perfecta.

Sólo por hoy, pediré un día de descanso, o vacaciones, para llevarte al parque a jugar.

Sólo por hoy, al mediodía, voy a dejar los platos en la cocina y voy a dejarte que me enseñes cómo armar ese rompecabezas juntos.

Sólo por hoy, en la tarde, voy a desconectar el teléfono y a apagar la computadora, para sentarme junto a ti en el jardín para hacer burbujas de jabón.

Sólo por esta tarde, no voy a reclamarte ni siquiera a murmurar, cuando tu grites y llores cuando pase el carro de los helados, y voy a salir contigo a comprarte uno.

Sólo por esta tarde, no voy a preocuparme sobre qué va a ser de ti cuando crezcas y voy a pensar otra vez en todas las decisiones que haya hecho acerca de ti.

Sólo por esta tarde, te dejaré que me ayudes a hornear unas galletas y no voy a estar detrás de ti tratando de arreglarlas.

Sólo por esta tarde, te estrecharé en mis brazos y te contaré una historia acerca de cuando tu naciste y sobre lo mucho que te quiero.

Sólo por esta noche, te dejaré salpicar en la tina y no me voy a enojar.

Sólo por esta noche, te dejaré despierto hasta tarde, mientras nos sentamos en el balcón a contar las estrellas.

Sólo por esta noche, estaré junto a ti por horas y extrañaré mis programas favoritos de TV.

Sólo por esta noche, cuando pase mis dedos entre tu cabello mientras rezas, simplemente daré gracias a Dios por el mayor regalo que he recibido.

Voy a pensar en las madres y en los padres que están ahora buscando a sus hijos extraviados; las madres y padres que visitan a sus hijos en sus tumbas en lugar de sus camas, y en las madres y padres que están en los hospitales mirando sufrir a sus hijos, gritando por dentro por no poder hacer nada más.

Y cuando te dé un beso de buenas noches te voy a estrechar un poco más fuerte, un poco más tiempo. Así, agradeceré a Dios por ti y no le Pediré nada, excepto, un día más. Creo que a veces las mamás y papás estamos demasiado absorbidos en nuestras rutinas diarias que olvidamos el hermoso regalo que los niños SON REALMENTE.

No podemos saber si Dios nos dará un día más.

Autor Desconocido

Tomado de: actividades de educación infantil